El futuro de la economía mundial está bajo amenaza, debido a la acumulación de los problemas sociales y ambientales, como el cambio climático, la contaminación, la eliminación de desechos, el hambre y muchos otros.

Estos problemas deben abordarse para garantizar un futuro mejor y más sostenible para todos.